Es demasiado.
uggly:

Best kitty cosplay ever ? via
Es demasiado.
uggly:

Best kitty cosplay ever ? via
Es demasiado.
uggly:

Best kitty cosplay ever ? via
Es demasiado.
uggly:

Best kitty cosplay ever ? via

Es demasiado.

uggly:

Best kitty cosplay ever ?
via

anoche:

Había una serpiente en la casa y no sabíamos que hacer con ella. A. trataba de meterla en una bolsa de papel demasiado chiquita y yo le decía que no hiciera eso porque la serpiente no se quería meter ahí. A pesar de que la serpiente me daba miedo no quería ni matarla ni que sufriera. Solo quería poder acostarme sin el temor de que la serpiente me ataque o de que se pelee con Yoko (que por cierto no aparecía físicamente en el sueño, pero sí en consideración). Le dije a A. que iba a buscar en internet qué hacer con la serpiente y encontraba que alguien recomendaba ponerla en una bolsa de plástico transparente con agua tibia hasta la mitad, lo cual hicimos. Pero luego, continué investigando y en otra página web decía que eso no era bueno porque podía causar Parkinson en la serpiente. 

                                               ***

anteanoche*:

Estaba en España visitando a la Sra. pero no era en Barcelona específicamente. Íbamos con ella y R. a una galería o museo a ver una expo que se llamaba “100 objetos de performance” que era, precisamente, una muestra de 100 objetos que habían sido usados en performances famosas. Llegamos y nos enteramos que la muestra costa 15 euros que no queríamos pagar porque era muy caro. Estábamos discutiendo qué hacer cuando se nos acercó la curadora de la muestra y nos dijo que en ella estaban los objetos de las performances más famosas de la historia. Y mirándome, dice “A ver, dime el nombre de algún artista cuyas performances te gusten. Te aseguro que algo suyo está aquí”. Pienso un momento y le respondo con lo que para mí era el nombre más obvio “Mmmmm, Marina Abramovic?” “No” contesta ella “pero Yoko Ono sí”. Seguimos hablando de performances, aunque yo ya estoy un poco decepcionada en este momento y pensando que los 15 euros realmente no valían la pena cuando la curadora decide servirse un vaso de agua y me moja toda la pierna (en algún momento antes de nos habíamos sentado en el piso). Se disculpó mucho y sacó 3 entradas de su bolsillo “Toma, son para ustedes, por haber sido tan pacientes. Entren a ver la muestra”. En eso nos damos cuenta que R. se está alejando de nosotros y grita, “ya vengo, voy al baño”. Vamos detrás de él, un poco rezagadas para esperarlo afuera y entrar todos juntos, pero nunca encontramos el baño. Y nunca supe qué tal estaba la muestra. 

*Después de este sueño se me ocurrió buscar en Google el nombre de la muestra, a ver si me la había copiado de algún lado pero no, no existe. Aunque sí se encuentran algunas cosas, más que nada en portugués: http://ow.ly/wt02e

hay un gato así que vale. 

swallowthesound:

Looney Tunes - Feed The Kitty (1952) (x)

vodkaplz:

lntruding:

 soviet russian grandma cats complaining about their grandchildren and swapping recipes

(Source: lunahudson)

skybelowsea:

Cochinadas bebés <33

fucklikepunk:

laughteroftheday:

Good morning

so impossibly soft

fucklikepunk:

laughteroftheday:

Good morning

so impossibly soft

A ver, en este sueño Yoko podía hablar pero con voz de hombre. Yo salí a la calle y volví con una bolsa en la que traía un libro que recién había comprado. 

Estaba lloviendo.

Yoko me vino a saludar y yo sabía que iba a decir algo a pesar de que nunca la había oído hablar. Igual me di cuenta de que se estaba preparando a decir algo. Y lo dijo, después de maullar y frotárseme y desesperarse un poco. Dijo, con una voz ronca de hombre adulto: “Léeme”. 

Y yo le dije “Bueno, ven, vamos a la cama y te leo el libro”. Y fuimos. No llegué a sacar el libro de la bolsa ni a fijarme qué era (ni siquiera sé si era ficción o no) porque se terminó el sueño o porque mi cerebro ya no quiere acordarse de más. 

Ahora que lo pienso, no sé si “léeme” era en realidad “léeme el libro” o si era más bien “léeme a mi” en el sentido de “interprétame” o “entiende mis emociones/pedidos/etc.” Eso cambiaría totalmente el sentido del sueño

Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3 Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3 Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3 Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3 Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3 Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3 Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3 Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3 Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3 Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. &lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3&lt;3

Creo que nunca he expresado abiertamente mi amor por este programa. <3<3<3<3<3<3<3

(Source: yousaytheydontcare)

1. siesta, viernes 14, 5:30-7:00pm: Yo estaba caminando por Larco y pasaba por un Burger King. Por la ventana veo que están sentados en una mesa Sofía, Carlos y Yas. La mesa es de vidrio y, de repente, se rompe. Entro a ver qué ha pasado y todos dicen que están bien, pero igual hay sangre. Yas se para y le está sangrando el muslo. Nos vamos a buscar algo para que deje de sangrar. Salimos a la calle y vamos a un kiosko. La chica no entiende lo que quiero, me ofrece curitas y yo le digo que necesitamos algo más grande. Al final me da algodón y gasa y se los paso a Yas. Se lo aprieta un pedazo de algodón en la herida y le empieza a salir un chorro de sangre de la rodilla. El chorro es como de caricatura, sale curvado y perfecto como de una manguera. Yo le pongo otro pedazo de algodón o gasa ahí y empieza a salir sangre de la herida del muslo. Parecía un capítulo de terror del Chavo. 

2. noche, domingo 16, 1:00-9:00am: Paso por un lugar de yoga en Sugarhouse (uno que vi el sábado en la vida real) y decido averiguar sobre precios y clases. Entro y sin saber cómo, me entero de que es un lugar de gente pro-supremacía blanca (no sé si los dueños o la gente que va, o todos son así). No me entra en el cerebro que dos cosas tan opuestas—el yoga y la supremacía blanca—puedan convivir en el mismo espacio. Ni siquiera sé qué preguntar, o qué decir. Simplemente me voy pensando, “voy buscarlo en internet”.

No estoy recordando mi sueños últimamente. No sé si es porque duermo mucho o muy poco. O si es porque tengo mucho qué hacer. Recuerdo una imagen de un sueño de hace poco, pero desconectada. Ni siquiera es una imagen, es una palabra, una certidumbre de que había algo: 

Cojines.

Eso era. Así de trivial y poco interesante había sido. Pero bueno, para algo están las fotos de gatos. 

Ya vendrán tiempos en el que mi inconsciente esté más productivo.